Ser mujer negra en España [CAST]

Título: Ser mujer negra en España

 

Autora: Desirée Bela-Lobedde

 

Editorial: Plan B

 

Año de edición: 2018

 

Sinopsis: ¿Cuánto tiempo llevas aquí? ¿Por qué hablas tan bien español? ¿Me enseñas tus papeles? ¿De dónde es una belleza tan exótica como tú? ¿Es verdad eso de que las mujeres negras sois unas fieras en la cama? Como una suerte de memorias, que van desde la infancia hasta la adultez, Desirée Bela-Lobedde, activista afroespañola, nos cuenta cómo es vivir siendo mujer y negra en España, cómo es sentirse siempre diferente y cómo es ser testigo del racismo que todavía existes en este país.

 

Vertebra su relato la transformación y los cuidados que ha dedicado a su pelo, naturalmente afro, narrado desde el corazón y desde la profunda convicción de que esto puede cambiar y que, finalmente, todos podemos llegar a ser mejores personas si logramos dejar los prejuicios y la intolerancia de lado.

 

Ser mujer en Espaça es un libro necesario para entender el racismo, y sobre todo, para que nunca más se produzca.

 

reseña

Este Sant Jordi me animé a comprar un libro que hacía tiempo me había llamado la atención: "Ser mujer negra en España", un ensayo en forma de memorias de la activista y comunicadora catalana Desirée Bela-Lobedde.

 

Lo primero que me sorprendió fue que resultara tanto ameno, pues el tono de este libro relativamente corto es desenvuelto, cercano y a veces irónico. Tal y como dice la autora en la nota final:

 

p.171 “Ojalá haya sido capaz de, aunque solo en algún momento, arrancarte alguna sonrisa, como te dije al principio que me proponía [...] Sobre todo espero que hayas pasado un buen rato.”

 

Foto amb Desirée Bela-Lobedde durant la Diada de Sant Jordi
Foto amb Desirée Bela-Lobedde durant la Diada de Sant Jordi

La idea del libro surgió tras colgar un vídeo con este mismo título en su canal de YouTube. "Ser mujer negra en España" profundiza en anécdotas y vivencias que la han acompañado muchos años, desde sus primeros días en el colegio, hasta la actualidad.

 

Desirée denuncia sin rodeos los comportamientos racistas que ha tenido que soportar, la falta de referentes mientras crecía, y el canon de belleza socialmente aceptado que abrazó sin cuestionárselo. A pesar de que se mantiene firme en sus convicciones, cuando da su opinión siempre hace hincapié en respetar las de los demás, sin considerarse superior en ningún momento. 

 

Además, Desirée acompaña todas sus afirmaciones de una pila de enlaces a webs, vídeos, artículos y mucho más que se puede encontrar en los pies de página para terminar de enriquecer vuestra lectura. Los enlaces están acortados para que los podáis buscar tecleando el mínimo posible.

 

p.171 “También he intentado compartir contigo las reflexiones que todas estas vivencias suscitan en mí, y lo he hecho con la intención de invitarte a que con esta lectura, en vez de levantar tus muros, esos que pueden hacer que en estas líneas no veas más que victimismo y queja, te pongas por un momento en mi lugar y veas cómo es, desde mis ojos, ser mujer negra en España.”

 

 

A una de las conclusiones a las que llego una vez finalizada mi lectura es que, mucho peor que hacer un comentario racista o tener un comportamiento racista, es negar la naturaleza de este: desde excusarse detrás de buenas intenciones a tachar la otra persona de victimista y exagerada. Muy a menudo gente que no es racista dice o hace algo que lo puede ser sin ser consciente, quizá porque lo ha interiorizado así desde pequeño. Desirée reivindica la importancia de hacerselo ver:

 

p.118 «Agota encontrarse siempre, en cualquier círculo, con que las personas a las que señalas actitudes negativas, en vez de corregirlas, construyen muros y se protegen detrás de un fuerte para seguir en sus trece en vez de ponerse en tu lugar. [...]

 

Muchas veces pienso que las personas que reaccionan tan a la defensiva son personas que no están acostumbradas a que les llamen la atención sobre sus comentarios ofensivos. Pero ¿sabes qué? Como mujer negra que soy, no es mi problema. Igual que yo he aprendido a gestionar la incomodidad que me genera oír esos comentarios, me parece interesantes que las personas de mi entorno aprendan a gestionar la incomodidad que les produce a ellas que les señalen sus “racistadas”. Sé que mi último comentario puede levantar ampollas, pero creo que hay que decir las cosas, y a veces hay que decirlas un poquito a la brava, porque siento que, como dice el dicho “si escuece, cura”.»

 

Pero reconozco que el tema que más me ha chocado durante la lectura ha sido el énfasis que pone Desirée Bela-Lobedde en los cánones de belleza occidentales asimilados por la gente negra, como alisar el cabello o blanquear la piel. Nunca me había planteado todas las connotaciones que tiene el cabello para las chicas negras. No sólo como símbolo cultural, sino también por los problemas de salud que ocasionan los tratamientos a los que se someten.

 

p.150 “El uso reiterado de productos para blanquear la piel hace que esta se vuelva cada vez más fina. Lo que lleva a que en algunos países de África donde el bleaching está muy extendido los médicos y los cirujanos empiecen a tener verdaderos problemas cuando tiene que coser heridas en mujeres blanqueadas, porque su piel es tan fina que ya no permite ser suturada. ¿Te das cuenta de la gravedad del problema? [...]

 

Dicho esto, voy a volver a insistir en el derecho de cada una a hacer lo que quiera con su cuerpo. [...] Tú decides. Pero por favor, que tu decisión sea informada.

 

Conocemos muy bien los riesgos del alcohol, del tabaco, las drogas, el sexo sin protección..., pero sobre los peligros del alisado del cabello y del aclarado de la piel no sabemos tanto. O no sabemos nada. No sabemos, por ejemplo, que los productos que se usan para alisar el pelo contienen ingredientes que son disruptores hormonales. Esto quiere decir que son productos que pueden producir cambios hormonales en tu cuerpo: en una niña pueden acelerar la menstruación; en una mujer adulta pueden acelerar la menopausia. Muchas cremas alisadoras contienen lejía, y las que no contienen lejía contienen otros productos igualmente dañinos, además de que todos tienen una base de petrolato que entra en contacto con el cuero cabelludo... y pasa a la sangre.”

Los últimos capítulos del libro son un poco repetitivos, pues Desirée profundiza en temas que ya ha tratado anteriormente, pero sirven para reafirmar y recapitular. Así que tanto si os consideráis activistas, como si nunca os habíais planteado la situación de tantas otras personas como Desirée, leed "Ser mujer negra en España" sea cual sea vuestro color de piel. 

 

Y ya que el mes de mayo es el “Get Caught Reading Month” (el mes de que te atrapen leyendo), haga como yo y déjese ver mientras lo hace! Es un libro ideal para este fin... Palabra de Mixa! 

 

Mx


Escribir comentario

Comentarios: 0