[CAST] Crónica «Puerto Isla Tortuga» mesa redonda #BCNegra2019


JUEVES, 31 de enero de 2019, 17.15 H

Biblioteca Jaume Fuster

 

Jerónimo Andreu es un periodista gaditano que escribe sobre corrupción, crímenes o temas sociales. En 2018 publicó En el vientre de la roca, un thriller sobre el tráfico de hachís ambientado en el Campo de Gibraltar.

 

Nacho Carretero, periodista, ha escrito tanto sobre el virus del Ebola como sobre la guerra de Siria, pero es conocido como autor de Fariña. Historia y indiscreciones del narcotráfico en Galicia, que un juez ordenó retirar de la venta.

 

Benito Olmo es gaditano, fue policía del puerto y ha usado su experiencia para escribir novelas como La tragedia del girasol, protagonizada por el inspector Manuel Bianquetti.

 

Dicen que escritores como Emilio Salgari, Robert Louis Stevenson o Walter Scott encontraron la inspiración para sus historias de piratas en esta pequeña isla situada en el norte de Haití que, durante el siglo XVII, fue un famoso refugio de piratas franceses, ingleses y holandeses que asaltaban los barcos españoles. Hoy, esta isla con nombre de reptil acorazado da nombre a una mesa que habla de otro tipo de piratas: los que, desde Galicia (como los personajes de Nacho Carretero), desde Gibraltar (Jerónimo Andreu) o desde las costas andaluzas (en el caso de Benito Olmo) protagonizan oscuras historias de narcotráfico.

 


La última mesa redonda del Festival BCNegra 2019 en la biblioteca Jaume Fuster estuvo protagonizada por tres periodistas de investigación y moderada por el periodista cultural Ignacio Orovio, el cual comenzó poniendo sobre la mesa el tema de la libertad de expresión.

 

«¿Cómo te sentiste cuando te secuestraron Fariña por una denuncia del ex-alcalde de Galicia?» le preguntó a Nacho Carretero.

 

De izquierda a derecha: Orovio, Olmo, Carretero y Andreu
De izquierda a derecha: Orovio, Olmo, Carretero y Andreu

«Yo creo que a todos nos enfadó porque este tipo de cosas no suceden normalmente en España» confesó Carretero. «Además, coincidió con la polémica de Valtònyc, y la exposición de ARCO y se hizo una gran bola.»

 

«Al final os sirvió como una gran campaña publicitaria, ¿verdad?» comentó Orovio. Carretero lo corroboró, pero aseguró que antes de eso el libro ya funcionaba y la serie estaba en marcha. «Ojalá todo ello nos sirva de reflexión.» concluyó.

 

 «Hay voluntad de denuncia a sus novelas?» preguntó Orovio a Benito Olmo y Jerónimo Andreu.

 

«Yo no quise mezclar el periodismo con la literatura» aseguró este último. «Siempre quise que fuera ficción. Lo llevo a mi terreno y cuento cosas que me interesan sobre lugares que conozco.»

 

Benito Olmo estuvo de acuerdo. «Mis libros tienen espíritu lúdico, busco entretener y no hacer crítica social, pero la gente cuando los lee se puede dar cuenta de lo que hay en la sociedad.»

 

 

Precisamente, Orovio quiso saber más sobre su experiencia como policía portuario. «Vi muchas cosas» reconoció Olmo. «Llegan 700 o 800 contenedores al día y no se puede registrar todo». Según él es muy fácil romper la cadena y atascar el puerto: «interesa que esto no ocurra, por lo tanto no se investiga.» afirmó.

 

«Parece que España sea un colador, pues!» se sorprendió Orovio. «Lo es» lo corroboró enseguida Carretero.

 

Así que, finalmente, llegó la preguntó inevitable... ¿Qué se puede hacer para luchar contra el narcotráfico?

 

«La respuesta corta sería la educación» decía Benito Olmo haciendo una mueca, pero aseguró que es muy difícil convencer a los chicos para que den la espalda al dinero fácil que generan estas actividades.

 

Foto: Twitter
Foto: Twitter

«El narcotráfico tiene unos tentáculos muy largos.» añadió Carretero. «Hay mucha gente que trabaja de ello»

 

«Y la respuesta larga» continuó Benito Olmo «sería legalizarlo. Pero... ¿quién le pone el cascabel al gato? Además, a los traficantes no les interesa, se les acabaría el "chollo" »

 

Pero Nacho Carretero no tenía tan claro que la solución ideal fuera la legalización. «Lo que está claro es que hay que inyectar recursos donde prolifera el narcotráfico. Primero bajamos el paro y luego ya hablaremos de legalizar.»

 

Sea como sea los tres autores estuvieron de acuerdo en que la materia prima de anécdotas y casos en España para escribir novelas sobre el tema es increíble. «Pienso que la explotación cultural es un ejercicio muy bueno para la sociedad» afirmaba Carretero «porque ayuda a concienciar a la gente».

 

Mx



Escribir comentario

Comentarios: 0